South America Travel Designers
X

Si no tienes cuenta, créala en unos segundos

Crear Cuenta
Canal Beagle
🕓
Comunidad

Navegando el Canal Beagle

Canal Beagle

Apenas nos hemos alejado unos metros del muelle cuando el capitán apaga los motores y el pequeño velero empieza a izar rápidamente sus velas. El barco se escora ligeramente y empezamos a ganar velocidad, dejando atrás la ciudad y el puerto. Bordeamos la pequeña península donde se encuentra el aeropuerto y abandonamos la bahía para adentrarnos de lleno en el Canal Beagle.

Para ubicarnos en el mapa; Un poco más al Norte de nosotros se encuentra el Estrecho de Magallanes, a partir del cual el continente deja paso a una sucesión de grandes Islas que terminan en el Cabo de Hornos. Entre algunas de estas islas se abre paso un pequeño canal, de apenas 3,5 Km. de ancho y 180 Km. de largo llamado Canal Beagle, en cuya orilla se encuentra la famosa ciudad de Ushuaia. El Canal debe su nombre al navío ingles HMS Beagle, que lo descubrió en 1830 durante una misión de estudios hidrográficos de las costas meridionales de América y a bordo del cual se encontraba el naturalista Charles Darwin.

180 años más tarde me dispongo a hacer mi propia exploración del canal, a bordo de un pequeño velero llamado Tres Marías. Nuestra primera parada es la Isla de los Pájaros, hogar de una importante colonia de Cormoranes. A medida que nos aproximamos es fácil distinguir el intenso olor a guano, con el que estas aves construyen sus nidos y que le da un color muy característico a toda su superficie. Como en casi todas las Islas del Canal el desembarco esta prohibido y la observación se hace desde la cubierta.

Continuamos la navegación hasta la Isla Despard, también conocida como Isla Lobos por la gran cantidad de leones marinos que habitan sus costas. Aquí el barco puede acercarse a pocos metros de las rocas, desde donde es posible observarles de cerca, en silencio y de nuevo sin desembarcar.

Nuestro siguiente destino es la Isla Thomas, una de las más grandes con casi 1 Km. de largo. Su peculiar aspecto formado por dos franjas de tierra unidas por un pequeño istmo le dan el sobrenombre de Isla H. Esta es una de las pocas islas donde el desembarco esta permitido, siempre en grupos pequeños y con guías autorizados.

Amarramos el barco a un saliente de rocas bajo un pequeño acantilado y trepamos unos pocos metros. En la cima encontramos un pequeño sendero que bordea la isla y del que no esta permitido apartarse. La isla es un terreno inhóspito, abrupto, con numerosos acantilados y barrancos. La vegetación esta formada por pequeños arbustos y salvo una pequeña familia de “Cormoranes de Roca” anidados en un acantilado y otras especies de aves no encontramos muchas más especies animales.

Lo que si hay son yacimientos arqueológicos de los antiguos pobladores. Los Yámanas fueron la tribu más importante de cuantas habitaron esta área. Todos ellos nómadas, grandes cazadores y navegantes, habitaron el Canal y atravesaban sus islas en estrechas canoas de madera. Llamaban a esta región “Onashaga” que significa Canal de los Cazadores. A esta tribu le dedicaré un artículo propio de la serie “Tribus Americanas”, aquí solo añadiré que lo que se conoce de su historia esta documentado en el Museo Yámana de Ushuaia.

Tras la caminata de más de una hora volvemos al barco y emprendemos el regreso al puerto de Ushuaia. Si se dispone de más tiempo es posible alagar el viaje para visitar otras islas del Canal. Sin alejarnos mucho tenemos el Faro Les Éclaireurs, en la isla del mismo nombre. Ya mucho más lejos, cerca del Paso Mackinlay tenemos Isla Gable y Pingüinera, donde es posible observar una gran colonia de Pingüinos Magallánicos.

REGÍSTRATE EN 1 MINUTO

Deja un comentario