South America Travel Designers
X

Si no tienes cuenta, créala en unos segundos

Crear Cuenta
Kunas Archipiélago de San Blas
🕓
Alex Bayorti

Kuna Yala, la tierra de los Gunas en el archipiélago de San Blas

Kunas Archipiélago de San Blas

“Vivo en un archipiélago que tiene 365 islas, una para cada año”

Como si de una leyenda se tratara, el pueblo kuna permanece ajeno a la sociedad globalizada en pleno siglo XXI. Esta cultura independiente y orgullosa que ha demostrado su gallardía al enfrentarse al ostracismo al que estuvo sometido durante siglos, es ahora un pueblo libre que reside principalmente en Panamá. Pero no en cualquier rincón perdido de Panamá. Eligieron, sin duda, una de las tierras más fértiles y ricas del país; el archipiélago de San Blas, que fue uno de los territorios que consiguieron cuando se produjo el levantamiento conocido como la Revolución Tule en el año 1925. Una cultura apasionante, unas tradiciones únicas en el mundo y un sistema político y social que prevalecen en el tiempo son el producto de ese levantamiento con el que recuperaron su libertad. Nos perdemos en las maravillas islas San Blas para que conozcas las entrañas de la cultura Kuna. Por cierto, también conocida como Tule o Guna.

El bravo pueblo Kuna y su situación actual

Los orgullosos dueños de Kuna Yala ganaron una revolución para conseguir su autodeterminación. ¡Y vaya si la consiguieron! Actualmente el archipiélago de San Blas tiene sus propios impuestos y pasaporte de entrada, pero hubo un tiempo, concretamente en el año 1870, que todo el archipiélago pertenecía a Colombia. Los Kunas fueron expropiados de sus tierras durante ese siglo y posteriormente abandonados y expoliados tanto por el gobierno panameño como colombiano. Fue ahí donde tuvo lugar la Revolución Kuna y con ella un nuevo periodo para este pueblo que actualmente es el administrador único de sus tierras.

El sistema político y social de los Kuna es apasionante, gestionado por la Casa de Congreso (Onmaket Nega) en la que se enseña a los ciudadanos kunas mediante canciones. Son las autoridades locales (o sailagan) quienes se encargan de esta labor que también abarca enseñar los valores del pueblo. La mujer tiene el papel de portadora y perpetuadora de la cultura de la comunidad, debido a que son ellas las que se encargan de crear y portar los denominados molas, unas prendas tradicionales en las que se bordan toda clase de enseñanzas simbólicas. Además de un placer para los sentidos, estas molas son el equivalente de los bajorrelieves para las iglesias ya que almacenan el saber y lo traspasan al dominio público.

Pero esto no significa, en ningún caso, que los Kunas no se hayan adaptado a los nuevos tiempos. Cada vez son más los Kunas que son bilingües y viajan a las capitales externas a Kuna Yala para vender artesanía o para estudiar . Su economía no solo se sostiene a través del turismo o la artesanía, sino que la pesca o la agricultura también son actividades económicas potentes en esta región. En total estamos hablando de más de 60.000 ciudadanos kunas en Panamá, y de ellos, más de un 70% son menores de 24 años con lo cual estamos hablando de una cultura milenaria que se mantiene en muy buena forma.

Playas Archipiélago de San Blas

En busca de las 365 islas del archipiélago de San Blas

Las islas más étnicas de Panamá y el hogar de los Kuna cuentan con una tradición que continúa arraigada en cada playa y en cada bosque del archipiélago. Este paraíso insular conformado por ni más ni menos que trescientas sesenta y cinco islas, cuenta con unas idílicas playas rodeadas de cocoteros, uno de los manjares autóctonos.

Si lo que quieres es degustar este manjar natural, Coco Bandero es posiblemente la mejor elección. Aún regentada por una familia local que se encarga del cuidado de los cocos, podrás degustarlos a la vez que practicas esnórquel en sus maravillosas playas de aguas transparentes.

Cayo Holandeses es otra de las islas que te encandilarán, en gran medida porque su valor es el de poder conocer a los Kunas actuales. En estos poblados no encontraremos la típica imagen de los indígenas, así que libérate de prejuicios y descubre una cultura diferente que ha permanecido prácticamente inalterable durante siglos. Este es uno de los grandes valores que se le pueden achacar a este archipiélago y, concretamente, a esta isla.

El archipiélago es también fascinante por la inmensa oferta que encontrarás tanto de expediciones y excursiones diarias como de recorridos de varias semanas. ¿Qué prefieres viajar por tu cuenta? Te explicamos cómo viajar por un archipiélago que te dejará absolutamente fascinado. Las dos maneras de realizar visitas organizadas en esta región isleña de Panamá es mediante un viaje en velero (normalmente de varios días) o contratar diferentes excursiones y visitas para cada día. El coste varía según si se trata de una sola jornada de excursión (se suele incluir el almuerzo y la bebida) o si son varios días de viaje (en este caso se incluye la manutención y el alojamiento).

Lo que hay que saber para llegar a las islas de San Blas

Puedes viajar desde la capital en vehículos 4×4 que, en muchos casos, van casi vacíos. Esto lo conseguirás si vas hasta la estación Albrook a primera hora de la mañana, antes de las 7 a.m., y tomas un autobús a Cañita. El recorrido lleva unas tres horas de viaje. Si te ves muy perdido puedes preguntar al chófer donde está el cruce a San Blas. Recuerda que para acceder a San Blas, los Kuna tienen sus propios impuestos y deberás abonar unos 20$. El puerto al que debes llegar es el Puerto Cartí. Lo habitual es que tanto para la ida como para la vuelta trates con los residentes ya que son los que te informarán y te ayudarán a llegar.
Si no te quieres complicar, hay vuelos diarios al archipiélago en pequeñas avionetas desde el aeropuerto de Ciudad de Panamá. Una opción más costosa pero que te permitirá llegar a las islas en menos de una hora.

REGÍSTRATE EN 1 MINUTO

Deja un comentario